Psilocibina Ciencia y Experiencia

Setas Alucinógenas, posiblemente el mayor avance en tratamientos antidepresivos desde Prozac.

La revista Newsweek (https://www.newsweek.com/2021/10/01/magic-mushrooms-may-biggest-advance-treating-depression-since-prozac-1631225.html) recogió el 2 de Noviembre de 2021 un articulo en el que anunciaba que las setas alucinógenas podían ser el mayor avance en
tratamiento para la depresión desde Prozac.

Debido al número tan elevado de casos que hay en el mundo sufriendo algún tipo de trastorno mental he considerado que es importante hacer hincapié en este tipo de información que nos ayuda a dar claridad a muchos de los avances que en estos momentos se están realizando alrededor del mundo.
Dandole relevancia a como la situación vivida estos años por COVID, puede haber hecho mella en las personas que han estado viviendo y sobreviviendo situaciones totalmente excepcionales que posiblemente habrán engordado la lista de personas que necesitan ayuda.
Aaron Presley, voluntario en uno de los ensayos realizados por la Universidad Johns Hopkins, nos desvela cómo la psilocibina le ayudo a solucionar su depresión.

Durante la mayor parte de su vida adulta, Aaron Presley, de 34 años, se sintió como un pedazo de “basura”. Estaba atrapado en una realidad tan insoportablemente tediosa que le costaba salir de la cama por la mañana. Entonces, de repente, la niebla depresiva que le aplastaba el alma empezó a disiparse y comenzó la experiencia más significativa de su vida.
El punto de inflexión para Presley se produjo cuando estaba tumbado en el diván de un psiquiatra de la Universidad Johns Hopkins, con un antifaz y escuchando a través de unos auriculares Bose un coro ruso que cantaba himnos. Había consumido una gran dosis de psilocibina, el ingrediente activo de lo que se conoce más comúnmente como setas mágicas, y entró en un estado que podría describirse mejor como sueño lúcido. Las visiones de la familia y la infancia desencadenaron sentimientos de amor abrumadores y largamente perdidos, dice, “como el cielo en la tierra”.
Presley fue uno de los 24 voluntarios que participaron en un pequeño estudio destinado a evaluar la eficacia de una combinación de psicoterapia y esta poderosa droga que altera la mente para tratar la depresión, un enfoque que, de ser aprobado, podría ser el mayor avance en salud mental desde el Prozac en la década de 1990.

La depresión, a menudo caracterizada por sentimientos de inutilidad, profunda apatía, agotamiento y tristeza persistente, afecta a 320 millones de personas en todo el mundo. En un año normal en Estados Unidos, unos 16 millones de adultos, el 7%, padecen una enfermedad
relacionada con la depresión, como la depresión mayor, el trastorno bipolar o la distimia.
Aproximadamente un tercio de los que buscan tratamiento no responden a las terapias verbales o farmacológicas convencionales.
La terapia con hongos mágicos ofrece alguna esperanza para estos casos desesperados. En el estudio de Hopkins, publicado el año pasado en JAMA Psychiatry, la terapia fue cuatro veces más eficaz que los antidepresivos tradicionales. Dos tercios de los participantes mostraron una reducción de más del 50 por ciento en los síntomas de la depresión después de una semana; un mes después, más de la mitad se consideraba en remisión, lo que significa que ya no se calificaba como deprimido.

Los ensayos clínicos de mayor envergadura que se están llevando a cabo en Estados Unidos y Europa tienen como objetivo conseguir la aprobación reglamentaria. Dos estudios que han inscrito a más de 300 pacientes en 10 países recibieron el estatus de “terapia innovadora” en 2018 y 2019 por parte de la Administración de Alimentos y Medicamentos de Estados Unidos (FDA), que ahora acelerará su revisión de los resultados. Si los ensayos tienen éxito, podrían establecerse rápidamente nuevos protocolos que combinen la psilocibina con la psicoterapia en un entorno clínico para el tratamiento de la depresión. Los tratamientos podrían aparecer en las clínicas ya en
2024.
La rehabilitación de la psilocibina como tratamiento médico suscita algunas preocupaciones. A algunos científicos les preocupa que la droga, que puede inducir psicosis en algunas personas, esté ampliamente disponible fuera de los entornos clínicos. Y se resisten a que se repita el uso recreativo del LSD en los años 60, que causó muchos daños y retrasó la investigación sobre
psicodélicos durante décadas.
Pero muchos científicos de la profesión de la salud mental creen que los riesgos palidecen frente a los beneficios potenciales, que incluyen no sólo tratamientos eficaces para la depresión, sino también una nueva comprensión de la base neural de muchos trastornos mentales. “Estamos convencidos de que los efectos de estas drogas son bastante profundos y de que hay una historia que será relevante para comprender nuevos enfoques de las enfermedades cerebrales”, afirma Jerrold Rosenbaum, profesor de la Facultad de Medicina de Harvard, antiguo psiquiatra jefe del Hospital General de Massachusetts y líder de su nuevo Centro para la Neurociencia de los Psicodélicos.

Un investigador de laboratorio saca un hongo Psilocybe de un contenedor en el laboratorio Numinus Bioscience en Nanaimo, Columbia Británica, Canadá, el miércoles 1 de septiembre de 2021.
Seta psilocibina Getty

Un nuevo renacimiento
Aunque las drogas psicodélicas han sido utilizadas por las poblaciones indígenas durante milenios, sólo entraron en la mentalidad médica occidental en 1943, cuando Albert Hoffman, un químico del gigante farmacéutico suizo Sandoz, ingirió accidentalmente un compuesto llamado dietilamida del ácido lisérgico, o LSD. Rápidamente entró en “un estado onírico” y alucinó con “un flujo ininterrumpido de imágenes fantásticas, formas extraordinarias con un intenso juego caleidoscópico de colores”. Hoffman se convenció de que el LSD podría tener alguna utilidad en medicina y psiquiatría.
Poco después, un banquero de Manhattan llamado R. Gordon Wasson hizo un viaje a Oaxaca (México), probó las setas de psilocibina y publicó un relato de 15 páginas sobre su experiencia psicodélica en la revista Life, dando a conocer al público estadounidense el poder de las plantas.
Los psiquiatras no tardaron en informar de sus beneficios terapéuticos. En la década de 1960 ya habían administrado dosis a más de 700 alcohólicos, la mitad de los cuales permanecieron sobrios durante al menos un par de meses. Otros investigadores descubrieron que las drogas eran útiles para la ansiedad, la depresión, la angustia existencial de los pacientes con cáncer terminal y otros trastornos mentales, siempre que se administraran bajo supervisión.
Las drogas psicodélicas perdieron su legitimidad poco después de que la contracultura las adoptara para su recreación, lo que desencadenó una oleada de suicidios, colapsos mentales y malos viajes.
Los fondos federales para la investigación se agotaron. Sin embargo, con el paso de los años, algunos grupos de Estados Unidos y del extranjero siguieron realizando experimentos con ratones y trazando la extraña gimnasia molecular que confiere a la psilocibina su capacidad de alterar tan profundamente la percepción humana.

La clave de la acción de la droga es su capacidad para unirse a una clase especial de proteínas diminutas que sobresalen de la superficie de muchas células cerebrales y detectan las señales químicas que pasan, en este caso el neurotransmisor serotonina. Lo que hizo que las moléculas activas del LSD y la psilocibina fueran tan potentes fue una peculiaridad en su geometría que hizo que las sustancias químicas se quedaran atascadas en estas proteínas -conocidas como receptores de serotonina 5H 2A- y permanecieran durante horas, en lugar de eliminarse rápidamente como harían los neurotransmisores normales. Una vez que la sustancia química se ha quedado atrapada en los
receptores, empieza a causar estragos en la señalización interna de la célula, haciendo que algunas neuronas que normalmente no se disparan estallen como petardos, y provocando que otras se queden a oscuras.
Estos conocimientos no se acercaban a la explicación de las profundas cuestiones que los científicos se planteaban sobre los fármacos -por ejemplo, por qué provocan profundas experiencias espirituales-, que sólo podían surgir con los ensayos en humanos. A principios de la década de 1990, tras una campaña de demandas y presiones por parte de los defensores de los psicodélicos, la FDA reevaluó las drogas psicodélicas y otras “drogas de abuso” e indicó que estaría abierta a solicitudes para estudiarlas.
A mediados de la década de 2000 se llevaron a cabo ensayos clínicos sobre experiencias místicas, enfermos terminales de cáncer y adicción en instituciones tan prestigiosas como la Universidad de Nueva York, UCLA y Johns Hopkins. Mientras tanto, las herramientas de escaneo cerebral ayudaron a documentar los notables efectos de las drogas en el cerebro. En los últimos años, ha empezado a surgir una imagen más clara de cómo estas drogas ejercen su magia -y por qué podrían funcionar como terapia para los trastornos mentales-.

El cerebro místico
Tanto el LSD como la psilocibina alteran profundamente los patrones normales de comunicación en el cerebro – los investigadores pueden detectar estos cambios utilizando escáneres cerebrales que muestran qué áreas del cerebro parecen estar activas simultáneamente o en rápida sucesión (sugiriendo cuáles se están comunicando). En concreto, parecen interferir en la conectividad y el funcionamiento de las redes de estructuras cerebrales que intervienen en la planificación, la toma de decisiones y el pensamiento asociativo, es decir, en muchos de los circuitos de alto nivel de los que dependemos para interpretar y dar sentido al mundo. Los fármacos también parecen interferir en el
funcionamiento del núcleo reticular talámico, una estructura cercana al centro del cerebro que regula el volumen de las señales sensoriales, permitiéndonos centrar nuestra atención en algunas entradas y bloquear otras.
Robin Carhart-Harris, un neurocientífico que recientemente se trasladó del Imperial College de Londres a la Universidad de San Francisco, ha articulado una de las teorías más citadas sobre cómo las drogas inducen experiencias transformadoras. Cree que se debe a su capacidad para desactivar de algún modo una constelación específica de estructuras cerebrales conocida como “red de modo por defecto”. Esta red está más activa cuando nuestra mente divaga, cuando soñamos despiertos.
Nos da esa voz que oímos en nuestra cabeza, que suele ser hiperactiva en pacientes deprimidos y ansiosos que están atormentados por bucles de pensamientos negativos.
Algunos científicos consideran que la red de modo por defecto es el correlato neural del “ego” de Freud, esa parte de la personalidad humana que experimentamos como el “yo” que recuerda, evalúa, planifica, ayuda a integrar nuestros mundos exterior e interior y proporciona el filtro mental a través del cual experimentamos e interpretamos nuestra experiencia de cada momento. La experiencia de
Aaron Presley muestra cómo esta red puede estropearse. Antes de su tratamiento, recuerda Presley, se decía a sí mismo de forma rutinaria que era un desperdicio y que no había esperanza de mejorar.
Este pensamiento repetitivo e improductivo, o “solución falsa de problemas”, se conoce en el campo de la psiquiatría como “rumiación”. Según Rosenbaum, de Harvard, la rumiación desempeña un papel fundamental en enfermedades mentales como la depresión, la adicción y el trastorno obsesivo-compulsivo, o TOC.
En el caso de Presley, la experiencia con la psilocibina hizo que cesara su inútil rumiación. Hizo que la voz crítica y dominante de su cabeza se desconectara. Vislumbró un nivel de autoaceptación y un sentido de agencia en su propia vida que no sabía que era posible.
Charles Raison, psiquiatra de la Universidad de Wisconsin-Madison especializado en depresión, explica estas experiencias en términos freudianos. Con el ego desconectado, el inconsciente de Freud tiene rienda suelta para expresarse, revelando a menudo verdades internas y visiones profundas a las que los que toman las drogas normalmente estarían ciegos.
“La idea de que los psicodélicos liberan algunas de estas áreas emocionales más profundas y poderosas del cerebro -las áreas límbicas implicadas en la memoria y la emoción- para que tengan voz y voto es coherente con lo que la gente informa”, dice Raison, que también es director de investigación clínica y traslacional del Instituto Usona, una organización sin ánimo de lucro que
está dirigiendo un ensayo clínico con psilocibina.
Sin embargo, nada de esto explica quizá el misterio más duradero de estos fármacos, lo que Raison denomina “el santo grial”, y que otros han calificado como la “caja negra” o la “onda de la mano” en nuestra comprensión científica actual.
Muchos trastornos cerebrales se definen por un “repertorio mental y conductual reducido” que confina a quienes los padecen a “patrones subóptimos” de los que no pueden salir”, afirma Matthew Johnson, profesor de psiquiatría y ciencias de la conducta en Johns Hopkins y uno de los coautores del estudio sobre la depresión en el que participó Aaron Presley. Estos “patrones subóptimos” se manifiestan en forma de comportamientos, como el pensamiento rumiante y la expectativa reflexiva de que las cosas van a ir mal, y también se manifiestan físicamente en una actividad cerebral anormal. Muchos trastornos mentales se caracterizan por una actividad cerebral aberrante, en la que
poblaciones de neuronas especializadas, conocidas como circuitos, se atascan en patrones de comunicación rígidos y pierden la capacidad de comunicarse eficazmente con otros circuitos cerebrales. El cerebro pierde la flexibilidad y la agilidad que le permitirían responder e interpretar nuevas situaciones y reaccionar en consecuencia. Nos enfermamos.

Matthew Johnson Seth Jacobson

“Cuando el efecto de la droga desaparece y todo desaparece, de alguna manera se produce un reajuste y estas redes cerebrales vuelven a un patrón más saludable”, dice David Nichols, químico jubilado de la Universidad de Purdue, que lleva más de 50 años estudiando la biología molecular de las drogas psicoactivas. “Y ésa es la gran pregunta que creo que los psiquiatras van a analizar durante mucho tiempo. ¿Cuál es ese mecanismo de reajuste?”.

En los últimos años, algunos científicos han empezado a descubrir pruebas que sugieren una posibilidad tentadora: que las drogas podrían, de alguna manera, incitar al cerebro a liberar agentes de crecimiento que no sólo envían una señal global que permite a las células del cerebro reconectarse y forjar nuevas conexiones. Que los fármacos puedan incluso catalizar el cerebro para
que empiece a regenerarse.
En un estudio, los investigadores de la Facultad de Medicina de Yale utilizaron un microscopio de barrido láser para observar el cerebro de ratones. En concreto, observaron las “espinas dendríticas”, las proyecciones en forma de rama en el extremo de las neuronas que les permiten comunicarse con las células cerebrales vecinas. Se sabe que el estrés crónico y la depresión reducen el número de estos conectores neuronales y hacen que los existentes se marchiten. Cuando los investigadores de Yale tomaron un grupo de ratones estresados y deprimidos con dendritas arrugadas y los alimentaron con psilocibina, sus dendritas florecieron.
Sorprendentemente, esta reconfiguración del cerebro tras una única dosis parece ser duradera: un mes después, los ratones alimentados con psilocibina tenían un 10 por ciento más de conexiones neuronales que antes de tomar la droga. El aumento de la densidad de estos conectores neuronales cruciales tuvo beneficios observables: los ratones mostraron mejoras en el comportamiento y una
mayor actividad de los neurotransmisores.
“Estas nuevas conexiones pueden ser los cambios estructurales que el cerebro utiliza para almacenar nuevas experiencias”, afirma Alex Kwon, profesor asociado de psiquiatría y neurociencia de Yale y autor del trabajo.
Otros grupos que han expuesto células cerebrales humanas al fármaco en placas de Petri informan de un crecimiento de nuevas células cerebrales, un proceso llamado “neurogénesis”. Una de las teorías es que la capacidad del fármaco de mantener los receptores de serotonina en la posición de “encendido” durante un largo periodo de tiempo desencadena una serie de reacciones químicas que hacen que las neuronas liberen señales similares a las hormonas que estimulan la neurogénesis.
Según Rosenbaum, de Harvard, si los científicos consiguen realizar ingeniería inversa y trazar un mapa de estas reacciones químicas, podrían arrojar nueva luz no sólo sobre lo que va mal en diversos trastornos cerebrales, sino también desarrollar nuevos tratamientos para muchos trastornos cerebrales intratables que han sido difíciles de tratar.
La escena de la iglesia se transformó en otras visiones. Presley vio su propio funeral, el de sus padres y los de otros seres queridos (todos ellos aún vivos). Trazó un posible futuro con su novia.
Sollozó tan fuerte que sintió como si le hubieran dado una patada en el estómago, y a la vez sintió que su cuerpo se inundaba de pura alegría y gratitud. Presley sabía que lo que estaba experimentando no era técnicamente real. Pero las escenas eran tan detalladas, tan impregnadas de pasión y significado, que las sentía reales.
Cuando todo terminó, después de haberlo procesado con sus facilitadores de Hopkins, algo había cambiado. En las semanas y meses siguientes, las visiones de alegría y significado que había vislumbrado se convirtieron en sus piedras de guía. Se unió a un coro musical, porque cantar le daba alegría. Se afeitó la barba y la cabeza y volvió a asistir a eventos sociales. Se esforzó por reencontrarse con viejos amigos y familiares. Con la ayuda de los terapeutas de Hopkins, que le ayudaron a “integrar” su experiencia, elaboró listas de acciones que podría llevar a cabo si -o cuando- volviera la oscuridad: Llamar a un amigo o a un ser querido, ir a un gimnasio de escalada, levantar pesas, cantar, tocar el piano, ponerse en contacto con expertos del mundo académico e iniciar conversaciones sobre su trabajo.
“Estaba tan cansado, tan agotado”, recuerda de su época anterior al tratamiento. “Me sentía como si estuviera debajo de un enorme peso. Y de repente, eso se levantó. Es como una diferencia de la noche al día”.
Este tipo de experiencias transformadoras son habituales en las acogedoras y poco iluminadas oficinas de los profesionales de la salud mental, con sus mullidos sofás, estatuas de Buda y cuadros de paisajes. Mary Cosimano, directora de los servicios de facilitación del Centro de Investigación Psicodélica y de la Conciencia Johns Hopkins, ha participado en más de 475 sesiones con voluntarios en ensayos clínicos. Las experiencias individuales varían mucho, pero comparten algunos temas comunes.
Una voluntaria que participó en un estudio sobre la psilocibina para tratar la anorexia experimentó una sensación de ser sostenida y aceptada por un ser superior – “descansar en los brazos de Dios”- que le dio una sensación de paz y puede haberle ayudado a dejar de lado su necesidad de controlar tantos aspectos de su vida. Otra voluntaria describió sentimientos de inutilidad que le hacían tener miedo de hablar con alguien en su trabajo. En una sesión, tuvo una visión de sí misma en el trabajo.
Observó cómo sus compañeros de trabajo se volvían “muy, muy pequeños” y luego se los comía. La experiencia la dejó con la sensación de que “todos estamos conectados, todos somos uno”. Cuando volvió al trabajo se sintió como una igual con sus compañeros y pudo tratarlos como iguales.
El Dr. Charles Grob, profesor de psiquiatría y ciencias bioconductuales de la UCLA, que trabajó con pacientes de cáncer terminal a principios de la década de 2000, afirma que muchos de los pacientes con los que trabajó salieron de la experiencia con una nueva capacidad para centrarse en el momento presente.
La mayoría de sus pacientes llegaron experimentando altos niveles de angustia existencial, desmoralización, depresión y ansiedad. Después de los tratamientos con psilocibina, a menudo salían con una nueva sensación de paz y la determinación de pasar el resto de sus días conectando con sus seres queridos y aprovechando al máximo el tiempo que les quedaba.
A menudo, cuando enfermamos gravemente, explica, “perdemos esa parte de la identidad, que es tan vital para nuestro funcionamiento, y este tipo de proceso de tratamiento parece restablecer esa sensación de significado e identidad anclada en quien uno ha sido en el pasado”, dice. “Uno ya no se siente aislado y como abandonado de su antiguo sentido de sí mismo. Descubrimos que esto, en
muchos aspectos, era medicina existencial”.

Dr.Charles S. Grob Mark Boster

Cosimano subraya que el viaje en sí es sólo una parte del protocolo clínico. En el Johns Hopkins, y en la mayoría de los ensayos en curso, lo que ocurre después es igual de importante. Una vez terminadas las sesiones, se pide a los voluntarios que redacten “informes de sesión”, a veces simplemente con un resumen de sus experiencias. A continuación, leen los informes a sus facilitadores, que ayudan a los voluntarios a explorar lo que la experiencia significó para ellos y cómo podrían integrar las percepciones en su vida diaria.
“Si no haces algo con lo que experimentas, sólo vas a volver a ser como eras antes”, dice Cosimano. “Es una disciplina. Es algo con lo que hay que comprometerse”.

Mary Cosimano Courtesy of Mary Cosimano

Un mandato pesado
Para que los fármacos lleguen a la clínica y ayuden a los pacientes reales, sus defensores tendrán que evitar los errores del pasado. Muchos de los que impulsan las terapias creen que es importante distinguir entre el abuso de los fármacos fuera de la clínica y las experiencias de quienes los utilizan en un entorno terapéutico seguro, supervisado y estrictamente controlado.
Este mandato pesa mucho para George Goldsmith, uno de los fundadores de Compass Pathways, la empresa de biotecnología con sede en Londres que cotiza en bolsa y que está llevando a cabo un estudio en 22 centros y 10 países con 233 pacientes que cumplen los criterios de diagnóstico de la depresión “resistente al tratamiento”. Goldsmith tiene una conexión personal con el tema: Él y su mujer, Ekaterina Malievskaia, descubrieron la terapia psicodélica mientras buscaban una cura para su hijo enfermo mental y se comprometieron a sacarla de la sombra.
Al diseñar el ensayo, él y Malievskaia consultaron estrechamente con los organismos reguladores; de hecho, un regulador británico fue el primero en sugerirles que diseñaran su primer ensayo para tratar la depresión resistente a los medicamentos. También han contratado a un consejo de asesores muy respetados, entre los que se encuentran Tom Insel, ex director del Instituto Nacional de Salud Mental de Estados Unidos, Paul Summergrad, ex director del Instituto Psiquiátrico Americano, y Sir Alasdair Breckenridge, ex presidente de la Agencia Reguladora de Medicamentos y Productos Sanitarios del Reino Unido.
“Soy de la opinión de que necesitamos innovación en este ámbito”, afirma Insel.
A Insel le preocupa que estos esfuerzos se vean superados por otros acontecimientos. En EE.UU., un movimiento activo para despenalizar la psilocibina ha cobrado impulso en los últimos años, con los votantes de Denver, Oakland, Santa Cruz, Washington, D.C., y Somerville y Cambridge en Massachusetts votando a favor. Aunque las drogas siguen siendo ilegales según la ley federal, le preocupa lo que podría ocurrir si se generalizan fuera de la clínica. Sin supervisión, los psicodélicos pueden acelerar la aparición de psicosis en quienes son vulnerables a ella. Eso podría provocar el tipo de tragedias y mala publicidad que desbarató la droga en el pasado.
Sin embargo, la fiebre del oro de los tratamientos ya ha comenzado. Cientos de nuevas empresas de biotecnología están recaudando dinero para las terapias y los grupos de investigación que estudian los compuestos para su uso clínico se han disparado hasta superar el centenar.
La terapia que propone Compass incluye un protocolo diseñado para garantizar que los fármacos puedan tomarse de forma segura y que los expertos estén a mano para ayudar en caso de que un paciente comience a sentirse abrumado. Los pacientes son examinados, se les exige que asistan a reuniones preparatorias con un terapeuta, son supervisados y controlados durante sus sesiones de dosificación y asisten a sesiones de seguimiento destinadas a integrar sus experiencias.
Si la FDA aprueba la terapia, es probable que lo haga con disposiciones especiales que estipulen que los fármacos no pueden tomarse fuera del entorno clínico, están cuidadosamente controlados y sólo pueden ser administrados por un profesional sanitario capacitado.
“A menudo, se puede tener una experiencia muy difícil y aún así obtener muchos beneficios”, dice Goldsmith. “No creo que un mal viaje sea necesariamente una mala experiencia. Es una experiencia desafiante. Es un contenido que tal vez no quieras mirar, pero en realidad podría ser bastante terapéutico hacerlo. Y por eso es importante que él terapeuta esté presente. En la naturaleza, Dios
sabe lo que pasa”.
Sin embargo, en los entornos clínicos adecuados, la terapia podría ayudar a muchas personas que se han resistido a otras terapias. Tres años después de su experiencia en Hopkins, la depresión de Aaron Presley sigue apareciendo a veces. Pero cuando lo hace, ya no le abruma y sabe qué hacer para salir de ella. La experiencia le inspiró a acercarse a sus padres y hermanos para conectar más profundamente. Está más abierto a hablar de cosas personales que antes hubiera evitado discutir, dice.
“Me di cuenta de que es posible tener un conjunto de acciones y actividades, la combinación y la secuencia correctas, que producen características ideales para mí. Y tengo la capacidad de hacerlo realidad. Volví a encontrar mis pasiones, lo que realmente me motiva en el fondo”.
Búsqueda y traducción
Ramón Guimerá

ramonguimera@psilocibinaenespanol.com

Add Comment