Psilocibina Ciencia y Experiencia

LA TOLERANCIA EN LA PSILOCIBINA por ThirdWave

En general, la tolerancia a las drogas se define como “el fenómeno por el cual el efecto o grupo de efectos de una droga disminuye tras su administración repetida, requiriendo un aumento de la dosis para mantener el nivel original de eficacia”. En otras palabras, hay un límite a la cantidad de droga que puedes consumir antes de que tu cerebro cree un nuevo umbral neurológico que requiera más cantidad de la droga para crear efectos psicoactivos.

Es importante señalar que la tolerancia no es una adicción. La tolerancia es un mecanismo neurobiológico adaptativo propio del cerebro humano, y la adicción, también conocida como trastorno por consumo de sustancias, es una aflicción de la mente/cuerpo/espíritu que afecta a unos 35 millones de personas en todo el mundo.

A diferencia de las sustancias más dopaminérgicas, como la cocaína, las setas de psilocibina son fisiológicamente no adictivas. De hecho, la psilocibina se está utilizando para tratar el abuso de otras sustancias, como los cigarrillos (nicotina), el alcohol, los estimulantes y los opioides. Esta capacidad de romper la adicción es una poderosa representación de lo que hace que el hongo sea una “medicina” y no una “droga”.

Ayuda el hecho de que el cerebro humano crea una “rápida desensibilización” a la psilocibina, conocida como taquifilaxia (ta-kuh-fuh-LAK-sus). Después de que la psilocibina se convierta en psilocina en el hígado, atraviesa la barrera hematoencefálica y activa los receptores de serotonina 5-HT2A principalmente en la corteza prefrontal. Muy rápidamente aunque no se sabe con certeza con qué rapidez, el cerebro reduce el número de receptores disponibles.

En otras palabras, si te imaginas los receptores 5-HT2A como cientos de puertas abiertas en una enorme habitación, arrojar una seta en una puerta provoca que las demás se cierren rápidamente. Esto significa que, después de un tiempo, no importa cuánta psilocibina lances a tu cerebro: no hay más puertas para que entre o se “active”.

Los mecanismos exactos de la tolerancia a la psilocibina en humanos están poco estudiados, y lo que sabemos proviene principalmente de modelos animales. Un estudio descubrió que el LSD-25, o dietilamida del ácido lisérgico, inducía taquifilaxia en 24 horas. El LSD también es un agonista de la serotonina 5-HT2A, así que hasta que se realicen más investigaciones, es razonable deducir un plazo similar para la psilocibina.

Factores que afectan a la tolerancia

Pero, ¿cuánto tiempo tiene que pasar para que las puertas de los receptores se vuelvan a abrir por completo y puedas sentir todos los efectos de la misma dosis?

Un análisis de docenas de informes anecdóticos de Reddit, Erowid y Shroomery ofrece la respuesta más conocida en la ciencia: depende.

De media, parece que la mayoría de la gente tarda entre cuatro y siete días. Sin embargo, mucha gente afirma poder tener una experiencia fuerte o un “viaje” completo sólo dos días después de la dosis, mientras que muchos otros dicen que esperan dos semanas. Incluso hay personas que afirman que pueden alcanzar un subidón óptimo varios días seguidos sin que el efecto cambie.

Lo que enturbia aún más el panorama es que un popular régimen de microdosificación, el stack de Stamets, implica que la gente toma dosis bajas de psilocibina durante cinco días seguidos (junto con niacina y melena de león), y luego se toma dos días de descanso. Creada por el micólogo Paul Stamets, esta pila pone en tela de juicio si la taquifilaxia de la psilocibina es causada por dosis altas pero no por las pequeñas.

Como ocurre con la mayoría de los aspectos de la farmacología, la rapidez y la duración de la tolerancia de tu cerebro a la psilocibina depende probablemente de tu genética, neurobiología, edad, peso y muchos otros factores. Si estás interesado en comprender mejor la respuesta individual de tu cuerpo a la psilocibina, la plataforma de preevaluación psicodélica de Halugen y el kit de pruebas genéticas de psicodélicos ofrecen un método sencillo y eficaz para que los usuarios, investigadores y médicos obtengan más información sobre sus experiencias psicodélicas. Y, si estás pensando en hacer un doctorado dentro de diez años, cuando se prevea que la psilocibina esté más disponible legalmente para su estudio, cómo afectan exactamente estos factores a la tolerancia sería un excelente tema de investigación.

Por ahora, en entornos recreativos, de cuatro a siete días es una buena estimación. En entornos más controlados, como el Retiro de Síntesis en los Países Bajos o el retiro de Terapia de Trufas en Costa Rica, se ofrece a los participantes la medicina dos veces con un día de por medio. Los facilitadores formados trabajan con los participantes para decidir la dosis adecuada: algunos pueden querer una dosis menor después de un primer viaje transformador, y otros pueden pedir una dosis mayor el segundo día para profundizar en su interior.

Tolerancia cruzada a la psilocibina

La tolerancia cruzada se produce cuando la tolerancia a una droga se cruza y se acumula contra otra droga de la misma clase farmacológica.

La psilocibina provoca tolerancia cruzada con el LSD y la mescalina, el alcaloide psicoactivo del cactus peyote, porque estas dos drogas psicodélicas también activan el mencionado receptor de serotonina 5-HT2A. Esto significa que tras la ingestión de cualquiera de las dos sustancias, los efectos alucinógenos de la psilocibina serán más débiles, incluso si se toma una dosis elevada.

Curiosamente, el DMT, una sustancia psicodélica de corta duración pero potente, comúnmente conocida como la “Molécula del Espíritu”, no causa tolerancia cruzada a pesar de ser también un agonista del receptor 5-HT2A. No se sabe a ciencia cierta por qué ocurre esto, pero la hipótesis predominante es que la DMT no regula a la baja el receptor 5-HT2A como el LSD o la mescalina. De hecho, la DMT no parece causar una tolerancia muy fuerte en absoluto, por lo que es posible consumir ayahuasca numerosas veces en retiros de una semana como Soltara o Gaia Sagrada (la DMT es una molécula psicoactiva primaria en la ayahuasca).

En el contexto de un festival de tres días, la fuerte tolerancia cruzada de los psicodélicos clásicos suele animar a la gente a consumirlos sólo una vez durante el fin de semana. A menos que tengas experiencia previa y estés familiarizado con tu nivel individual de tolerancia, esta es la opción más segura. De lo contrario, existe un alto potencial de experiencia negativa o “mal viaje”, ya que el caos de los festivales puede ser un escenario demasiado estimulante para los primerizos.

En comparación, la MDMA y el cannabis no forman una tolerancia cruzada con la psilocibina. Aunque la MDMA es conocida por sus efectos serotoninérgicos, tiene un mecanismo de acción sobre los receptores de serotonina diferente al de la psilocibina. Se puede combinar con las

setas, lo que se conoce como “hippie flipping”, y también se puede utilizar el día después de un viaje con setas sin que se reduzcan los efectos. El cannabis funciona en un sistema biológico completamente diferente, conocido como sistema endocannabinoide, por lo que la gente suele tomarlo antes, durante o después de un viaje con setas.

Riesgo de tolerancia

A menos que consumas una seta venenosa, el mayor riesgo asociado a la tolerancia es tomar demasiado y experimentar un viaje difícil.

Es un error muy común, tanto para principiantes como para psiconautas, ingerir una droga alucinógena y luego, al no sentir los efectos en el momento esperado, tomar un poco más. A menudo, la latencia puede deberse a un estómago lleno o a la especie de las setas, pero en el caso del uso continuado de la psilocibina, no anticipar del todo los efectos de la tolerancia puede motivar a la gente a tomar más de lo que puede manejar. También existe la posibilidad de desarrollar un trastorno de percepción persistente de alucinógenos (HPPD), una condición a largo plazo caracterizada por la presencia continua de distorsiones a menudo visuales, que pueden afectar negativamente al funcionamiento diario. Se trata de un hecho poco frecuente, que le ocurre a entre el 4 y el 4,5% de las personas que tienen un historial de consumo de psicodélicos.

Sin embargo, un uso responsable de la droga, guías o amigos experimentados y un entorno positivo suelen salvaguardar cómodamente estos riesgos. Si estás pensando en consumir setas un día, o cualquiera de los días, en un festival, se aconseja que consumas una dosis más baja (uno o dos gramos) de lo habitual para tener en cuenta el entorno imprevisible.

A medida que el mundo se abre y los psicodélicos se desestigmatizan cada vez más, haz como Vespyr y edúcate a ti mismo y a tus amigos sobre el uso responsable de los psicodélicos.

Artículo de Javier Flórez basado https://thethirdwave.co/psilocybin-tolerance
javierflorez@psilocibinaenespanol.com

Add Comment