Psilocibina Ciencia y Experiencia

EL POTENCIAL TERAPÉUTICO DE LA PSILOCIBINA

La psilocibina es un psicodélico de origen natural presente en los ¨hongos sagrados¨ y que se ha usado como sacramento en culturas indigenas durante miles de años. Su principio activo fue redescubierto en Occidente en los años 50 convirtiéndose en objeto de investigación científica y recibiendo una gran atención en el campo de la psiquiatría. Después de una parada en el campo de investigación de casi 30 años, esta sustancia psicodélica disfruta de un renovado interés por parte de la comunidad científica, resultando en un renacimiento en el ámbito de la investigación médica y en la proliferación de numerosos estudios clínicos con resultados prometedores.
La psilocibina, que se metaboliza en el cuerpo humano como psilocina, funciona como un agonista de los receptores 2A de la serotonina. Esto significa que la molécula se une y activa dichos receptores causando una serie de efectos fisiológicos y estados modificados de la consciencia. Estudios de investigación han generado excelente evidencia preliminar demostrando que cuando es administrada junto a un tratamiento de psicoterapia, la psilocibina tiene potencial terapéutico para trastornos tales como adicción, depresión y ansiedad relacionada con el fin de la vida en pacientes con cáncer terminal (Griffiths & Johnson, 2017).

Todos los estudios clínicos que investigan la terapia asistida con psilocibina han demostrado o bien una reducción de la puntuación de las escalas de evaluación psiquiátricas, una mejora en los síntomas de depresión y ansiedad, o un aumento de las tasas de abstinencia de sustancias como el tabaco o el alcohol (Lowe et al, 2021)

Uno de los estudios mas recientes llevado a cabo en Abril de este año (Carhart-Harris et al, 2021) compara la efectividad de la terapia con psilocibina frente al antidepresivo Escitalopram, y los resultados apuntan a que el compuesto psicoactivo de las setas alucinógenas es por lo menos igual de eficaz que los antidepresivos comunes, pero sin los efectos secundarios adversos de estos tratamientos, ya que la psilocibina se caracteriza por su bajo nivel de toxicidad fisiológica y su bajo potencial de abuso, siendo una sustancia que no genera adicción.

Hay varias hipótesis sobre los mecanismos biológicos que determinan la eficacia terapéutica del consumo de psilocibina, siendo la más prominente la que defiende que el compuesto psicodélico altera la actividad de la red cerebral, incluyendo una disminución de la actividad de la red neuronal por defecto (RND), siendo la RND la región cerebral relacionada con la ensoñación y con la rumia, y cuyo incremento de actividad esta ligado a estados depresivos (Griffiths & Johnson, 2017). Sin embargo, los efectos terapéuticos ligados a la experiencia psicodélica son duraderos y van más allá de los efectos fisiológicos experimentados en el momento.

Los mecanismos psicológicos son igualmente importantes para explicar el éxito de la terapia asistida con psilocibina. Hay evidencia que sugiere que las experiencias psicológicas profundas de carácter místico accesibles a través de psicodélicos pueden estar relacionadas con una subsecuente mejora de la salud mental. Un estudio naturalista (Carhart-Harris et al, 2018) mostró que tener una experiencia de descubrimiento o avance emocional era un indicador significativo de resultados terapéuticos positivos.

Los prometedores resultados de la reciente investigación con psilocibina le han garantizado la calificación de “terapia revolucionaria” por parte de la FDA (Administración de Alimentos y Medicamentos de EEUU). Este innovador modelo de terapia podría constitutir una nueva área en el campo de la medicina, la psiquiatría y la psicología con el potencial de aliviar el sufrimiento de múltiples trastornos psicológicos y emocionales. El mensaje que sobresale de la investigación actual es el de que los psicodélicos son sustancias con el potencial de transformar la salud mental y la vida de muchas personas en los contextos adecuados.


 Referencias:
– Carhart-Harris R, Giribaldi B, Watts R, et al. Trial of Psilocybin versus Escitalopram for Depression. New England Journal of Medicine 2021; 384:1402–11.

– Carhart-Harris, R. L., Nutt, D. J. & Roseman, L., (2018). Quality of Acute Psychedelic Experience Predicts Therapeutic Efficacy of Psilocybin for Treatment-Resistant Depression. Frontiers in Pharmacology, 8.
Griffiths, R. R., & Johnson, M. W. (2017). Potential Therapeutic Effects of Psilocybin. Neurotherapeutics, 14(3), 734–740.

– Lowe, H.; Toyang, N.; Steele, B.; Valentine, H.; Grant, J.; Ali, A.; Ngwa, W.; Gordon, L. The Therapeutic Potential of Psilocybin. Molecules 2021, 26, 2948.

Enlaces correspondientes a los estudios citados:

  1. https://www.ncbi.nlm.nih.gov/
  2. https://res.mdpi.com/d_attachment/molecules/molecules-26-02948/article_deploy/molecules-26-02948-v3.pdf
  3. https://www.nejm.org/doi/full/10.1056/NEJMoa2032994
  4. https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC5509636/
  5. https://internal-journal.frontiersin.org/articles/10.3389/fphar.2017.00974/full

Artículo de Patricia Puente

patriciapuente@psilocibinaenespanol.com

Add Comment