Psilocibina Ciencia y Experiencia

MUSICA Y PSILOCIBINA

DENTRO DE LA PLAYLIST PSILOCIBICA DE JOHN HOPKINS SCHOOL OF MEDICINE

Mi vinculación con la música es algo que me lleva a la niñez. Entre los logros que no podré cumplir están escuchar toda la música que existe, ni conocer todos los maravillosos grupos y artistas que producen maravillosas canciones.  

Mi frase favorita: “SOMOS MÚSICA DESDE EL PRIMER LATIDO DEL CORAZÓN” 

El primer sentido que adquirimos es el auditivo. Con 3 meses y dentro de la barriga de nuestra madre ya somos capaces de escuchar. En enfermedades como el Alzheimer, el sonido nos mantiene conectados a la emoción que sentimos cuando escuchamos una canción en algún momento importante, además de ser capaces a través de los sonidos de encontrar un foco de atención en lo que hacemos en alguna de sus fases iniciales. 

Por el amor a la música y a la dedicación al estudio que en estos momentos le estoy entregando a la psilocibina he querido buscar algo acorde a ello. Así que espero que entendáis la importancia que tiene la música en nuestras vidas. 

Espero os guste surfear por la playlist y encontrar alguna perla escondida. 

PLAYLIST PSILOCIBICA EN JOHN HOPKINS. 

Escuchar recientemente la Sinfonía nº 3 de Henryk Gorecki hizo que Rob Jacobs recordara una experiencia que le cambió la vida hace una década. Después de ingerir una sustancia psicodélica como parte de un estudio formal en la Universidad Johns Hopkins, estaba tumbado en un sofá del centro de investigación con los ojos tapados y sintiendo una profunda conexión emocional con la música que sonaba a través de sus auriculares. 

“Era increíblemente hermoso. Me hizo llorar literalmente”, escribió Jacobs, que ahora tiene 52 años, en su informe posterior a la sesión de 2010. “Parecía capturar la condición humana, la belleza y la tristeza de la existencia. Melancólico pero majestuoso. … Era como si pudiera ver el corazón del asunto con una claridad cristalina”. 

Jacobs recuerda todos estos sentimientos, que aparecieron cuando empezó a experimentar los efectos de la psilocibina, el ingrediente activo de las llamadas setas mágicas. 

La composición de Gorecki, de 27 minutos de duración, también conocida como “Sinfonía de canciones dolorosas”, forma parte de una colección de piezas, en su mayoría clásicas, que ayudan a desbloquear estados de conciencia elevados a los participantes en el estudio del Johns Hopkins Center for Psychedelic and Consciousness Research. La lista de reproducción de 7 horas y 40 minutos, desarrollada por investigadores del Johns Hopkins, pretende expresar el amplio arco de la típica sesión de psilocibina de dosis media o alta. (Hay un tiempo extra incorporado en la lista de reproducción, ya que la duración de la sesión puede variar). 

Esta lista de reproducción apoyó las experiencias psicodélicas de aquellos que participaron en un nuevo estudio publicado el 4 de noviembre en JAMA Psychiatry que encontró que la psilocibina puede ser prometedora como tratamiento para adultos con depresión mayor. Una versión de la lista de reproducción está disponible on Spotify

Este centro de investigación, que se puso en marcha en septiembre de 2019, es el primer centro de este tipo en el país y el mayor de su tipo en el mundo. Su investigación se centra en cómo los psicodélicos pueden impactar la función cerebral y el estado de ánimo en individuos sanos y en poblaciones de pacientes, incluyendo condiciones como la adicción al tabaco y la anorexia nerviosa, así como la ansiedad y la depresión en personas con cáncer potencialmente mortal. 

El estudio de 2010 en el que participó Jacobs examinó el impacto de la psilocibina en las prácticas espirituales. En el caso de Jacobs, la meditación. 

El psicólogo Bill Richards, cuya participación en la investigación psicodélica se remonta a 1963, dirigió la lista de reproducción. Como investigador del centro, subraya que la música se elige por su capacidad para guiar y apoyar la experiencia del participante. 

“Estamos explorando la psique humana, que puede llevarte a través de algunos momentos dolorosos de la infancia descubrirte algunos reinos arquetípicos o visionarios que no sabías que eran posibles. Puede llevarte más allá de la conciencia habitual, a un reino que se siente eterno”, dice Richards. 

Los investigadores sobre psilocibina de la NYU Langone Health y del Instituto Usona de Madison (Wisconsin) han adaptado la lista de reproducción para sus propias investigaciones. 

El razonamiento de Richards para elegir música clásica, así como la estructura de la lista de reproducción de Johns Hopkins, inspiraron la lista de reproducción de Usona, que utiliza siete piezas de la lista de Hopkins. Usona añadió guitarra española, música clásica no occidental y obras modernas con cierta estructura clásica. 

“Nos esforzamos por crear una mezcla de resonancia con la música y el desafío emocional y psicológico que se cree que es beneficioso”, dice Malynn Utzinger, cofundadora y directora de medicina integrativa de Usona. “Prestamos atención a la estructura y el tono de cada sección de la lista Hopkins, y aunque no utilizamos tanta música estrictamente clásica, queríamos crear una lista con una cantidad relativamente alta de música “estructurada” frente a la ambiental.” 

El nacimiento de la PLAYLIST 

La lista de reproducción que Johns Hopkins ha utilizado desde que comenzó su investigación psicodélica hace 20 años, se remonta a 1967. Por aquel entonces, Richards participaba en una investigación similar en el Centro Hospitalario Spring Grove de Catonsville, que ahora forma parte del Centro de Investigación Psiquiátrica de Maryland. Allí, él y otros investigadores estudiaron el LSD, la psilocibina y otros psicodélicos para tratar el trastorno por consumo de sustancias, la depresión y la angustia psicológica asociada al cáncer terminal. Las drogas también se estudiaron por sus efectos en la vida profesional de los religiosos y los profesionales de la salud mental. 

“Trabajábamos con 33 RPM (revoluciones por minuto) y tocadiscos, y siempre intentábamos decidir qué disco poner a continuación”, recuerda Richards. “Desarrollamos una lista intuitivamente de favoritos que parecía funcionar bien con mucha gente. … Las experiencias de la gente eran cada vez más profundas, se volvían muy profundas”. 

La difunta musicoterapeuta Helen Bonny, que también trabajaba en el centro, ideó una serie de listas de reproducción de cintas de casete con nombres como “experiencia cumbre” para su tesis doctoral. Cuando Richards se unió al director del centro, Roland Griffiths, para iniciar la investigación sobre la psilocibina en Johns Hopkins en 1999, creó una lista de reproducción formal que se basaba en parte en las cintas de Bonny, así como en la música que él había utilizado. Su hijo Brian, que trabajaba en el centro Johns Hopkins como investigador postdoctoral, contribuyó en particular a lo que Richards llama la “música de bienvenida a la Tierra”. 

La lista de reproducción se divide en segmentos: la música de fondo que suena cuando el participante llega a su sesión; la música que suena cuando la droga empieza a hacer efecto, momento en el que se tumba y lleva gafas con auriculares auriculares; el ascenso; el pico; el post-pico; y la música de “bienvenida”. Suele haber dos investigadores en la sala, denominados guías, que escuchan simultáneamente la lista de reproducción a través de altavoces. 

La música de cada sección se elige deliberadamente para acompañar una parte concreta del viaje psicodélico. Por ejemplo, Richards considera que el emblemático “Adagio para cuerdas” de Samuel Barber funciona bien cuando los participantes se acercan al punto álgido, cuando los efectos de la psilocibina se intensifican constantemente. 

“La música se desarrolla cromáticamente, sube y alcanza este exquisito clímax y luego vuelve a bajar”, dice. 

En cambio, para el inicio, cree que la mejor música es la que “se desarrolla y tiene una estructura fiable”. 

“Va a alguna parte, te recoge y te lleva. Tiene cierta fuerza, cierta sustancia”, dice. “No tiene cambios de ritmo muy imprevisibles ni algo que te vaya a sobresaltar o asustar. Así que es una red de tranquilidad, casi, y de liderazgo”. 

La música ayuda a evitar que los participantes vuelvan prematuramente a la conciencia normal, dice Richards. 

“Pienso en ella como un sistema de apoyo no verbal, algo así como la red de un trapecista”, dice. “Si todo va bien, ni siquiera eres consciente de que la red está ahí -ni siquiera oyes la música-, pero si empiezas a ponerte ansioso, o si la necesitas, está inmediatamente ahí para proporcionarte una estructura”. 

La mayor parte de la música es instrumental o coral con texto no inglés, y a propósito. Para mantener a los participantes “dentro” de la experiencia, sólo la última sección de la lista de reproducción utiliza selecciones con palabras reconocibles. 

“Lo que realmente importa es la estructura, el diseño armónico, la riqueza, el despliegue, las armonías, la disonancia”, dice. “Si realmente intentas cambiar la conciencia más allá del nivel del yo cotidiano, tienes que ir más allá del lenguaje”. 

Jacobs, profesor adjunto de inglés y literatura en el Community College of Baltimore County y en el Osher Lifelong Learning Institute de la Universidad Johns Hopkins, no estaba familiarizado con la mayor parte de la música que escuchaba durante sus sesiones. Por ello, le pareció que no “precargaba ninguna experiencia” y que era más de apoyo que dé dirección. 

Sin embargo, al final de su sesión se alegró de escuchar la conocida melodía de los Beatles “Here Comes the Sun”, que Richards considera parte de la música de “bienvenida a la Tierra”. (La canción se incluyó en versiones anteriores de la lista de reproducción actual, que puede variar ligeramente entre los estudios. En el estudio de JAMA, la penúltima canción es “What a Wonderful World” de Louis Armstrong). 

Una década después, Jacobs, antiguo participante del estudio, dice que su experiencia con la psilocibina le mostró que la vida es una experiencia fundamentalmente espiritual. Le hizo tener menos miedo a la muerte, más centrado y más comprometido con un camino espiritual. 

Ese tipo de revelación es algo que Richards ha visto desde el principio. En los primeros días de su investigación, recuerda que la mayoría de los participantes con trastorno por consumo de sustancias no estaban familiarizados con las sinfonías de Brahms. Después de las sesiones, compraban la música para ellos. 

“Les habló [a ellos]. Cobraba sentido en la lucha, el despliegue, la disonancia que se resolvía. Pudieron entender que ese tipo de música clásica es un lenguaje sobre la vida y la experiencia humana. Y cuando estás en la música, es muy diferente de escuchar la música”. 

“Lo veo como un sistema de apoyo no verbal, como la red de un  trapecista. Si todo va bien, ni siquiera eres consciente de que la red está ahí -ni siquiera oyes la música-, pero si empiezas a ponerte ansioso, o si la necesitas, está inmediatamente ahí para proporcionarte una estructura”.  

Muestras de la lista de reproducción 

Las siguientes selecciones se encuentran entre las que se reprodujeron durante diferentes segmentos de la lista de reproducción utilizada en el estudio sobre la depresión recientemente publicado. 

– Música de fondo: 

Antonio Vivaldi – “Largo” (Concierto RV 93 en Re Mayor para guitarra) 

Russill Paul – “By the Stream” (Cantos de Yoga P.M.) 

– La psilocibina comienza a hacer efecto: 

Edward Elgar – “Nimrod” (Variaciones Enigma) 

Johannes Brahms – “Selig sind, die da Leid tragen” (Réquiem alemán) 

– Ascenso: 

J.S. Bach – “Kyrie” (Misa en si menor) 

Samuel Barber – “Adagio para Cuerdas” 

– Cúspide: 

W.A. Mozart – “Adagio” (Concierto para clarinete KV 622) 

 Henryk Górecki – “Lento e Largo-Tranquillissimo” (Sinfonía nº 3) 

– Post-pico: 

Richard Strauss – “Moderato” y “Tranquillo” (Muerte y Transfiguración) 

Arvo Pärt – “Spiegel im Spiegel” (para violín y piano) 

– Música “Bienvenido a la Tierra”: 

Enya – “Tormentas en África II” 

Louis Armstrong – “What a Wonderful World” (Qué mundo tan maravilloso) 

https://www.hopkinsmedicine.org/news/articles/inside-the-johns-hopkins-psilocybin-playlist

Publicado en Dome Nov./Dec. 2020 

Por Marc Shapiro 

Add Comment